Ir al contenido principal

Entradas

Después de los 50´ .
Los cambios de década, suelen ser momentos  significativos. Saben generar reflexiones, replanteos, “depresiones” y preguntas varias… Hoy veamos algunas particularidades que frecuentemente traen los 50´. Quiero empezar destacando el valor de la experiencia. Si en esta sociedad de vidas espléndidas y caras de Facebook, hay una absurda carrera por “no envejecer”, no conozco a nadie que reniegue del valor de lo aprendido a lo largo de la vida. “Ya sabemos cómo hacer…”: Vincularnos, usar dinero, resolver problemas, estudiar, hacer cambios, cuidarnos, reír y abordar miles de cotidianeidades. Hemos mayoritariamente, resuelto y aprendido de básicas cuestiones que fueron muy difíciles en otras etapas: tenemos dónde vivir, fuimos padres, tenemos familia, redes, sabemos trabajar, conocemos nuestra identidad sexual y sabemos movernos en nuestra sociedad. Tenemos pareja y sino, podemos abordar la posibilidad de nuevas relaciones con menores exigencias y mayor libertad para compartir l…
Entradas recientes
Aquellas cargas del pasado que retornan…

A menudo, recuerdos e intríngulis de dolores pasados retornan a nuestra memoria y reviven angustias y emociones a la par que despiertan replanteos, reproches y revisiones varias. Pasan por nuestra mente repetidas escenas, frases y desenlaces que rumiamos de nuevo, con voluntad o “caprichosamente”. Vacíos, rupturas, soledades, enfrentamientos, bloqueos… Culpas, vergüenzas, mentiras, defraudaciones y más… A veces manifestamos deseos de que ese tormento cese, que los recuerdos “nos dejen en paz” y que los fantasmas se retiren de una vez y para siempre!!! Ya. El costo energético de esas cargas es enorme y perturba y limita el presente y la plenitud. Y hay sufrimiento repetitivo. Veamos hoy otra mirada posible: Vamos primero a “amigarnos con los recuerdos”. Estos son nuestros y parece que elegimos recordar y revisar otra vez ciertas cosas. Si nos hacemos cargo de esta revisión, podemos acceder a unas preguntas bisagras, que abran nuestro Darse Cuenta y perm…

…Y no nos gusta que nos manipulen!

…Y no nos gusta que nos manipulen!

Nuestro niño interior, tiene necesidades tan básicas como son el oxígeno y el alimento; y su atención diaria, signa nuestro transcurso durante toda la existencia. Así como necesitamos el agua y la comida, necesitamos todos, afecto y valoración, un abrazo y un aplauso, para seguir adelante.
Adultos, ancianos y jóvenes, locales y foráneos, todos necesitamos aire, alimento, agua, afecto y valoración…diariamente, ayer…hoy… y mañana.
Nuestro niño interior, carente y necesitado, ante la amenaza de no recibir lo necesario, comienza a utilizar conductas heredadas, aprendidas o inventadas, más o menos conscientes o inconscientes, para calmar las necesidades emocionales. Así “jugamos” a desvalidos, seducimos de algún modo, compramos con dinero u objetos, llamamos la atención, sugerimos sin decir, exigimos, culpamos o presionamos…etc…etc… intentando obtener de los otros, la respuesta deseada. A estos comportamientos, los llamamos manipulación.
…Y no nos gusta que nos …

La grieta

La grieta
“Pasta o carne?” dicen en los aviones. “Boca o River”? dicen en las tribunas.                            “Celestes o verdes…?”.
“Federales o unitarios?”, “Rosistas o antirosistas?” …para no ahondar en ejemplos más recientes.
Menú uno o dos?, Combos preformados.
La tendencia es a uniformar. A restringir la posibilidad de elegir, de pensar, de ser… Atraparnos en opciones troqueladas que cercenan la libertad y acotan lo diverso.
Se necesita un mundo binario, para que sea más fácil de manipular.
Así identificado con un bando, veo a “los buenos” de mi lado, positivos, esperanzadores, inspirados en los mejores ideales, como un santo ejército hermanado para la mejor transformación.Hasta parece que somos y pensamos parecido en todas las cosas.
Así, “ellos”, pasan a ser “los otros”, el enemigo, los malos, el demonio y culpables de todo. “La culpa siempre es del otro”, parece ser el añejo y consensuado lema de la humanidad.
El problema es que “ellos” piensan que “los malos” somos “nosotros”, y…

Transponiendo los cuarenta..."El siete de oro"

Transponiendo los cuarenta… El siete de oro
Pasados los 40 años, más o menos, un chequeo, un dolor o alguna señal rara en la salud, nos lleva a la consulta médica. Allí, cualquiera haya sido el motivo de comienzo, hacia el final de la consulta el Doctor nos espeta en distinto orden, la fórmula magistral: “Reduzca la sal, ingiera menos grasas, realice actividad física, deje de fumar, modere el consumo de alcohol, evite el stress y baje de peso.” Es lo que llamo aquí: “el siete de oro” Si hasta ese momento habíamos gambeteado algunas cuestiones que suelen traer el paso de los años, como un balde de agua fría, nos anoticiamos de pronto del fin de la juventud… Con ella, se va nuestra creencia omnipotente, arrastrando también la remanida postergación de metas para “más adelante”, o para “cuando sea grande…” Cabe aclarar a esta altura que aquellos consejos médicos son útiles, dan resultados y cada vez más se recomiendan a personas de edades menores. Pero aquí me estoy refiriendo a su impacto en cier…

La asistencia del “niño interior”.

El niño interior, aquel aspecto emocional, sensible, vulnerable y trascedente de nuestro ser, es universal. Se manifiesta con palabras sencillas y comprensibles para cualquiera: Tengo miedo, te quiero, me siento solo, estoy feliz… Aceptada y registrada, la existencia de este niño en nuestro ser, observamos que frecuentemente lo situamos en el centro de nuestro pecho y nos permite responder con ese registro, a la pregunta: ¿Qué sentís? Así nos reconocemos carentes, necesitados, vulnerables y hambrientos de dos necesidades esenciales y permanentes: Necesitamos afecto y valoración. Yo. Tu, ella...los chinos, romanos y sefaradíes…revolucionarios, antiguos y nómades…capitalines y provincianes… Todos iguales en esas necesidades: Un abrazo y un aplauso. Estas breves palabras sintetizan mucho de nuestro avatar cotidiano. Salimos al mundo a asistir recíprocamente nuestros niños interiores. A buscar día a día la atención de esas dos carencias, hagamos lo que hagamos y estemos con quien estemos…

Grandes cambios en la vida afectiva.

Habitamos tiempos de enormes cambios en la vida vincular. Novedades hasta hace poco impensadas o imposibles, son el preludio de más y nuevas trasformaciones. Vemos frecuentemente  que la vida sexual se separa de la pareja y se vive con espontaneidad e inmediatez,  prescindiendo tanto de la pregunta por los sentimientos, como por el día después de la relación. Palabras como “prematrimonial”, “concubinato” han desaparecido del lenguaje, y  “matrimonio” o “compromiso”, suenan  añejos. La virginidad es más una carga que un valor a preservar.  Los divorcios son la regla y hasta la iglesia se anima al necesario debate sobre el tema. Son los gays, los que ahora se preocupan por casarse, mientras son habituales las conductas ambiguas para la orientación sexual. Nuevas leyes y nuevas costumbres.                                  Tiempos del poliamor… Aparecen parejas de más de dos miembros, parejas “desparejas” de edad, parejas con personas de distinta nacionalidad y de culturas y creencias r…