Ir al contenido principal

Entradas

Gestalt: Para empezar a cambiar…
La Gestalt desarrollada por Fritz Perls en el siglo pasado, se inscribe en la llamada tercera ola de las psicoterapias. Nació como respuesta a los determinismos vigentes y pertenece al humanismo, que alejado de las teorías y de la concepción sano-enfermo de la personalidad, hace base en el ser, sus bloqueos, sus potencialidades de crecimiento y desarrollo en el presente y en su devenir. Preferimos llamar a la Gestalt, como Enfoque Gestáltico por ser un modo de percibir y contactar con el entorno, más que un estudio teórico de la personalidad. Y llamamos “actitud gestáltica” a tres ejes precisos descriptos por Claudio Naranjo: Actualidad, Presencia y Responsabilidad La actualidad refiere al ya famoso “aquí y ahora”. El pasado no existe, solo es nuestra evocación hoy de hechos que luego recordaremos de diferentes maneras cada vez. El pasado es una cambiante creación actual. ¿El futuro? Tampoco existe. Es solo una especulación de nuestra imaginación de lo que p…
Entradas recientes
La posibilidad  sanadora del enojo
El enojo, es una recurrente fuente de angustia, malestar y dificultad en los vínculos. Conviene dar una mirada más detenida y profunda sobre sus orígenes y su tramitación, dado que es una de las vivencias que más mal gestionamos y que suele provocar consecuencias indeseadas. Así solemos “tragar” el enojo, cosa que no queríamos, o enfurecer y generar mayor enfrentamiento, rechazo o distancia, meta que tampoco deseábamos. Encontrar entonces un curso distinto, un trámite más acertado, está en nuestras posibilidades y merece investigarse. El enojo esconde una gran energía y una posibilidad sanadora, que puede alcanzarse, si aprendemos a gestionarla mejor. Veamos: El enojo es secundario a dos emociones básicas que lo anteceden y que su adecuada atención, puede darle un camino diferente al proceso. El enojo nace de la tristeza por lo que ocurrió (defraudación, desilusión, “esperaba otra cosa”…) o del miedo (a que eso que pasó, vuelva a ocurrir…) Entonces, reaccio…
Entornos  enriquecidos, cerebro y stress
La vida moderna y su vértigo, las inestabilidades de nuestro país, el individualismo actual y muchos otros factores externos, se alían a nuestros conflictos internos, tales como la lucha de “lo que debo” vs. “lo que quiero”, las señales angustiosas, las exigencias y los enredos emocionales… Los problemas que arrastramos, “acariciamos” y no le damos el cierre o la solución definitiva… Todo esto nos despierta el stress, la ansiedad que en grados crecientes puede llegar al distress, los trastornos del sueño, las manifestaciones orgánicas, la irritabilidad y la mala gestión de nosotros mismos y nuestras relaciones con los demás. Así decimos: “Me siento mal”, “me falta el aire”, “no doy más”, “estoy pasado”, “tengo un nudo en el pecho”, y muchas frases que todos conocemos… Sentimos que baja nuestro rendimiento, que perdemos el control, que nuestro cuerpo lo avisa y padece. Cuando la cosa “pasa de castaño oscuro”, se alteran los indicadores biológicos: la…
Después de los 50´ .
Los cambios de década, suelen ser momentos  significativos. Saben generar reflexiones, replanteos, “depresiones” y preguntas varias… Hoy veamos algunas particularidades que frecuentemente traen los 50´. Quiero empezar destacando el valor de la experiencia. Si en esta sociedad de vidas espléndidas y caras de Facebook, hay una absurda carrera por “no envejecer”, no conozco a nadie que reniegue del valor de lo aprendido a lo largo de la vida. “Ya sabemos cómo hacer…”: Vincularnos, usar dinero, resolver problemas, estudiar, hacer cambios, cuidarnos, reír y abordar miles de cotidianeidades. Hemos mayoritariamente, resuelto y aprendido de básicas cuestiones que fueron muy difíciles en otras etapas: tenemos dónde vivir, fuimos padres, tenemos familia, redes, sabemos trabajar, conocemos nuestra identidad sexual y sabemos movernos en nuestra sociedad. Tenemos pareja y sino, podemos abordar la posibilidad de nuevas relaciones con menores exigencias y mayor libertad para compartir l…
Aquellas cargas del pasado que retornan…

A menudo, recuerdos e intríngulis de dolores pasados retornan a nuestra memoria y reviven angustias y emociones a la par que despiertan replanteos, reproches y revisiones varias. Pasan por nuestra mente repetidas escenas, frases y desenlaces que rumiamos de nuevo, con voluntad o “caprichosamente”. Vacíos, rupturas, soledades, enfrentamientos, bloqueos… Culpas, vergüenzas, mentiras, defraudaciones y más… A veces manifestamos deseos de que ese tormento cese, que los recuerdos “nos dejen en paz” y que los fantasmas se retiren de una vez y para siempre!!! Ya. El costo energético de esas cargas es enorme y perturba y limita el presente y la plenitud. Y hay sufrimiento repetitivo. Veamos hoy otra mirada posible: Vamos primero a “amigarnos con los recuerdos”. Estos son nuestros y parece que elegimos recordar y revisar otra vez ciertas cosas. Si nos hacemos cargo de esta revisión, podemos acceder a unas preguntas bisagras, que abran nuestro Darse Cuenta y perm…

…Y no nos gusta que nos manipulen!

…Y no nos gusta que nos manipulen!

Nuestro niño interior, tiene necesidades tan básicas como son el oxígeno y el alimento; y su atención diaria, signa nuestro transcurso durante toda la existencia. Así como necesitamos el agua y la comida, necesitamos todos, afecto y valoración, un abrazo y un aplauso, para seguir adelante.
Adultos, ancianos y jóvenes, locales y foráneos, todos necesitamos aire, alimento, agua, afecto y valoración…diariamente, ayer…hoy… y mañana.
Nuestro niño interior, carente y necesitado, ante la amenaza de no recibir lo necesario, comienza a utilizar conductas heredadas, aprendidas o inventadas, más o menos conscientes o inconscientes, para calmar las necesidades emocionales. Así “jugamos” a desvalidos, seducimos de algún modo, compramos con dinero u objetos, llamamos la atención, sugerimos sin decir, exigimos, culpamos o presionamos…etc…etc… intentando obtener de los otros, la respuesta deseada. A estos comportamientos, los llamamos manipulación.
…Y no nos gusta que nos …

La grieta

La grieta
“Pasta o carne?” dicen en los aviones. “Boca o River”? dicen en las tribunas.                            “Celestes o verdes…?”.
“Federales o unitarios?”, “Rosistas o antirosistas?” …para no ahondar en ejemplos más recientes.
Menú uno o dos?, Combos preformados.
La tendencia es a uniformar. A restringir la posibilidad de elegir, de pensar, de ser… Atraparnos en opciones troqueladas que cercenan la libertad y acotan lo diverso.
Se necesita un mundo binario, para que sea más fácil de manipular.
Así identificado con un bando, veo a “los buenos” de mi lado, positivos, esperanzadores, inspirados en los mejores ideales, como un santo ejército hermanado para la mejor transformación.Hasta parece que somos y pensamos parecido en todas las cosas.
Así, “ellos”, pasan a ser “los otros”, el enemigo, los malos, el demonio y culpables de todo. “La culpa siempre es del otro”, parece ser el añejo y consensuado lema de la humanidad.
El problema es que “ellos” piensan que “los malos” somos “nosotros”, y…