Ir al contenido principal

Entradas

    Trastorno adaptativo…¿el dolor de la vida?   Los cambios, avatares, sorpresas y desencantos de la vida nos conmueven tanto a veces, que perdemos el equilibrio, el ánimo, la orientación y hasta el sentido de la vida. Stress, malestar, alteración emocional, ansiedad y/o tristeza, junto con las alteraciones del sueño, la sexualidad o la alimentación se suman a comportamientos “extraños” y errores de interpretación. “Decí por Dios que me has dau, que estoy tan cambiau, no sé mas quien soy”, señalaba el tango hace décadas. * A esto se puede agregar, consumo de sustancias adictivas, temores y preocupaciones y sensaciones de duelo por “paraísos perdidos”… Hoy la ciencia los asocia con el nombre de trastorno adaptativo e intenta conceptualizarlos con exactitud. Mientras tanto, nosotros los vivenciamos en relación a nuestra manera y nuestra historia y al momento que transcurrimos, y junto con los soportes que tenemos y nuestras propias herramientas, nos suman para padecer o
Entradas recientes
  Decisiones decisivas…                                                  “El arroyo partido”   Atravesamos momentos en la vida que resultan de verdadera transformación de nuestro camino y destino… A menudo, se nos escapa, en el vértigo de lo inmediato, la importancia y trascendencia de lo que se jugó y definió en aquel momento y que a partir de allí, algo cambió tal vez para siempre. Si miramos retrospectivamente, vemos que parte o mucho del hoy, es consecuencia de aquel momento ya remoto que aún determina nuestros próximos pasos. Es oportuno entonces, conocer esta historia: A unos 15 kilómetros de San Martín de los Andes, llegando por la fabulosa ruta de los 7 lagos, un pequeño y vivaz arroyo atraviesa la ruta, por debajo del puente. Es el Arroyo Partido, y no se destaca mayormente, de otros tantos que surcan la zona. Sin embargo, esconde un curioso secreto. Allí, justo debajo del puente, el arroyo hace honor a su nombre y se divide en dos pequeños brazos y se parte
                                           La realización personal   Termina un año. Más diferente de otros. Los planes, procesos, crecimientos personales y vinculares, se vieron dificultados, entorpecidos y a veces hasta bloqueados… No todos. Fue un arte creativo adecuarse a las limitaciones de la pandemia y como alguna vez dijimos: “hacer lo posible para hacerlo posible ”. Así fuimos, así llegamos y esto nos pasó. “No han podido conmigo” me decía una vez una persona, cuya madre había intentado interrumpir el embarazo de ella… hacía ya más de 60 años. Y esa frase era re significada periódicamente, a lo largo de su vida. Resiliencia tuvimos todos. Más o menos, pero supimos afrontar de distintas maneras estas adversidades y ser y hacer un año más. No descartamos aún la posibilidad de que un rebrote de la pandemia, nos devuelva al tiempo de las mayores restricciones. Estas u otras. Que hay también otros problemas, trabas y dificultades, y es esa nuestra historia y
              El  intercambio emocional, esencia de los vínculos afectivos ·           Imágen de “Love”, de Alexandr Milov El intercambio emocional, como señalamos en otros artículos del blog, consiste en transmitir afecto y reconocimiento: “Un abrazo y un aplauso”. Voy a referirme aquí a una relación de pareja, pero mucho de lo descripto puede aplicarse también a las otras relaciones de afecto. Todos necesitamos esos dos “nutrientes del niño interior” y esperamos que quien nos elige, quién nos quiere, nos lo diga, y nos lo demuestre. (Palabras y hechos) ¿Lo hacemos nosotros suficientemente con ellos? Las parejas conforman un sistema cerrado, de energía recíproca. Es la transmisión de emociones, lo que energiza los vínculos. La energía enciende la relación y deviene en proyectos comunes y se multiplica. Nos hemos elegido como única fuente de esa necesidad y honramos esa elección si la atendemos suficient